La realidad financiera que escondía el “porque lo digo yo” de tus padres

¿Recuerdas cuando de pequeño ibas a los veinte duros y querías comprarte uno de esos cubos de rubik tan molones? O un yoyó, una peonza, un balón… La lista era interminable, así que en un momento dado tus padres se plantaban y te soltaban un categórico NO. Entonces tú, cuan frustrado como podías sentirte a esa edad, preguntabas:

Continúa leyendo

Terminar es de valientes

Estas dos últimas semanas he tenido que escribir dos ensayos sobre literatura medieval. Mi carrera me gusta mucho, pero ahora mismo la Edad Media no es que sea lo que más me interesa en el mundo. Así que ahí he estado yo, intentando sacar 20 páginas sobre tradición, originalidad y religión en la Edad Media con una motivación esencialmente inexistente.

Continúa leyendo

Por qué mi blog es una caquita o de cómo superar el bloqueo a la hora de crear un blog

No sé si lo habrás notado, pero mi blog es una caquita. Cuando me imaginaba lanzando un blog me imaginaba que sería algo mega ultra molón, que tendría un diseño super profesional, los mejores plugins instalados, una foto de esas de estudio para la portada, un logo super guay… Y la lista sigue y sigue. El problema es que llevo así como… No sé… ¿2 años? ¿3?

Continúa leyendo